Club Lindisima

¿La belleza da felicidad? La verdad es que no, sin embargo, la creencia está tan arraigada en las culturas occidentales, que se proponen estándares muy altos que no corresponden a la fisonomía real de la mayoría de las mortales. Yo, morena, ojos oscuros, caderona y con mi 1.66 de estatura, no podré parecerme a una rubia modelo europeo de 1.80 por más que lo intente.
¿Por qué es ésta una reflexión importante? Porque la realidad muestra que a muchas mujeres no les gusta su físico: quisieran ser más altas, delgadas, voluptuosas o blancas para verse más “bellas” y sentirse felices. Esta inconformidad afecta directamente a la autoestima restándonos seguridad, frescura y potencial. En el 2004 la marca Dove realizó el estudio global: “La verdad sobre la belleza”, en la que se entrevistaron a más de 3,500 mujeres de 11 países acerca de su visión sobre este tema: sólo el 2% de las mujeres se describieron a sí mismas como guapas; alrededor de 3/4 de ellas, definieron su belleza como “de la media” y casi la mitad piensa que su peso es “excesivo”. Definitivamente, estos datos muestran que nos juzgamos con severidad.

Cuando nuestra autoestima no es saludable no nos valoramos en conjunto, ni por lo que somos por dentro y fuera, es fácil que compararnos con Gisele Bündchen nos deprima, pero aunque no te cotejes con esos ideales, sentir que estás perdiendo atractivo por el inexorable paso del tiempo también afecta. ¿Hace cuánto que no te ves al espejo detenidamente, no para criticarte sino para admirarte, reconocer lo que sí te gusta y animarte a sacarte mejor partido? Te invitamos a hacer un balance de cómo te ves a ti misma, escribe una lista de tus puntos fuertes y tus debilidades desde el punto de vista físico y si el resultado sale negativo, pregúntale a quienes te rodean y te valoran lo que les gusta de ti; seguro te sorprenderás y te verás de otra manera.

Hay que ser realista y aceptar lo que no nos gusta, pero es producto de nuestra indisciplina y falta de cuidado, como la obesidad, flacidez, ojeras, piel maltratada, estrías o cabello reseco. Vale la pena tomar cartas en el asunto y corregirlas -aunque te lleve más tiempo-, en beneficio de la imagen y salud. En esta ocasión no te vamos a decir cómo tratar estos problemas de forma radical, porque lo que queremos es ofrecerte tips y estrategias para que puedas, de forma rápida, ver cambios que te animarán a cuidarte y lucir mejor.

Aprovecha tus puntos fuertes

Maquillaje adecuado
El fin de este recurso es acentuar los rasgos faciales. Las latinas tendemos a usar mucho más color que las europeas; cubrimos con maquillaje lo que debemos aprender a destacar. Si tus ojos son lo que más te gusta de tu rostro, resáltalos con colores intensos y en los labios utiliza tonos más claros, así dirigirás las miradas hacia tus ojos; por el contrario, si te gustan más tus labios, utiliza un labial de color intenso y maquilla tus ojos más naturales.
La gama que mejor te irá depende del color de piel, cabello y ojos. Por ejemplo: los verdes y colores cálidos son ideales para las pelirrojas. Una piel aperlada y ojos cafés permiten jugar con una gran variedad de tonos tanto cálidos como fríos. Piel clara y ojos azules van muy bien con tonos cálidos que tengan como base naranja

Cabello
En lugar de cambiar tu textura aprende a peinarlo y cuidarlo: el cabello chino es sexy y coqueto y existen productos que te ayudarán a mantener rizos definidos y sedosos. El cabello lacio, por su parte, es muy elegante y permite jugar con diversos peinados; mantenlo con brillo y sin estática.

Disimula tus áreas débiles:

Maquillaje
La base y los correctores son tus mejores armas. Usarlos en forma adecuada puede dar efectos muy favorables. Si tienes ojeras pronunciadas, lo mejor es aplicar corrector amarillo (para contrarrestar el tono azulado de la ojera) sobre el maquillaje; cuida de aplicarlo sólo en la ojeras sin rebasar el área ya que aclararás la piel que tratas de igualar. Para disimular las manchas oscuras causadas por la edad, aplica corrector sobre ellas, difuminando con golpecitos y luego usar la base acostumbrada para unificar el tono. Si tu nariz es ancha y quieres afinarla, dibuja una línea a ambos lados de la nariz con un polvo bronceador, difumina bien y pon un poco de polvo iluminador en el tabique de la nariz para realzar.

Los ojos y labios son puntos clave a la hora de maquillar; si tienes ojos muy juntos, Diane Lane, autora de Los secretos de belleza mejor guardados recomienda, para dar el efecto contrario, aplicar la sombra más intensa en la mitad externa de los párpados aplicando el color desde el centro de los ojos hacia afuera y hacia arriba justo encima del pliegue; usa sombra clara en la parte interna de los párpados y justo abajo del hueso de la ceja. Si tienes ojos muy separados, aplica el tono intenso en la parte interna de los párpados y los tonos más claros en la parte externa, esto dará el efecto de cercanía. Si tus cejas son escasas, usa lápiz negro o café para rellenarlas. Si tienes la mirada cansada, es mejor utilizar tonos salmón o rosa en lugar de tonos oscuros.
En cuanto a los labios, si son desiguales en grosor, usa un color ligeramente más claro en el labio inferior. O si quieres dar sensación de volumen, pon un poco de rojo o naranja en el centro de los labios.

Vestuario
Uno de los errores comunes que cometemos cuando nos sentimos a disgusto con alguna parte de nuestro cuerpo, es esconderla con la ropa en lugar de buscar un estilo que nos favorezca y ayude a disimular algunas partes y destaque otras. El reconocido diseñador Isaac Mizrahi en su libro How to have style da valiosos consejos para ciertas necesidades: Si eres muy bajita, utiliza ropa con rayas verticales, nunca horizontales ya que acortan la figura; elige tacones y cuida que el largo del pantalón cubra la parte superior de las botas o zapatos; si vas a usar estampados, prefiere los pequeños. Si eres una mujer madura, en lugar de joyería muy llamativa invierte piezas finas y discretas, te dará mas presencia. Si tienes el busto grande, no utilices blusas muy holgadas, ya que te harán lucir de talla mayor. Si quieres lucir más delgada, usa ropa negra y tacones, viste monocromática de pies a cabeza y utiliza cinturones para enfatizar tu área más delgada.

Ejercicio
Lo sentimos, no podemos hablar de cuidar nuestra imagen y no mencionar la importancia del ejercicio; no sólo mejorarás tu salud afinando y tonificando tu figura, sino que al practicarlo generarás endorfinas que te ayudarán a sentirte mucho mejor. Una buena forma de ejercitarte es realizar una actividad que te guste y divierta, ¿qué tal una clase de baile?

No sabotees tu imagen
Hay algunos aspectos que nos restan puntos cuando los descuidamos y hacer cambios en ellos puede hacer una gran diferencia en tu apariencia.

Piel deshidratada
Ni los mejores trucos de maquillaje servirán si el lienzo, que es tu piel, está reseco y opaco; todos los tipos de cutis, hasta el graso, necesitan hidratase con productos de acuerdo a su tipo. Lo mismo pasa con la piel del cuerpo: si no la hidratas estará áspera y se notará descuidada, principalmente la de codos y rodillas, que se ven arrugados y blancos cuando están resecos. Malos hábitos como no descansar bien y fumar resecan la piel, así que evítalos.

Cabello en mal estado
Las melenas con raíces negras por no retocarte el tinte, la caspa, cabello crespo, sucio y sin cuerpo o despeinado no son sexys y restan muchísimo a tu imagen. Identifica cuál es tu problema y busca productos que atiendan esas necesidades específicas. Acude a tu estilista una vez al mes o cada dos meses para un despunte o, si quieres cambiar tu imagen, que te haga un corte que favorezca a tus facciones, cambie el color o aplique un tratamiento de ser necesario. Un sencillo remedio casero para reparar el cabello dañado es masajear la cabeza con una mezcla de plátano maduro con unas gotas de aceite de almendras, dejarlo por 15 minutos y luego enjuagar.

No cuidar tus manos y uñas
Tus manos son tu carta de presentación y no son fáciles de ocultar; la gente notará si raspan como lija, si te muerdes las uñas, o se te despintó una, denotando descuido; ve a que te hagan un manicure profesional regularmente y utiliza cremas para mantenerlas suaves.

Fíjate en tu atuendo
No sólo se trata de que la ropa te quede bien si no en que condiciones está, necesitas que proyecte limpieza, orden y cuidado, así que fíjate que los
zapatos estén boleados y limpios, y que la ropa esté planchada, no rasgada, con el dobladillo descocido o con manchas.

Visitas: 255

Comentario

Necesitas ser un miembro de Club Lindisima para agregar comentarios!

Participar en Club Lindisima

© 2019   Creado por admin.   Tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio