Club Lindisima

NORMAS DE ETIQUETA: LOS EMPLEADOS FIJOS U OCASIONALES EN CASA (I)

Primeramente un gran saludo a las LINDÍSIMAS miembros del Club, y que este sea un año de muchos logros en todos los aspectos. Aunque siempre he estado activa en otras facetas dentro de Mi Página, luego de diez meses, retorno con mis publicaciones de blog en materia de etiqueta, y para esta ocasión, traigo un tema cuyo contenido probablemente sea del interés de quienes (tal vez por circunstancias particulares) estén pensando en contratar los servicios de personal para desempeñar distintas labores dentro del hogar. De igual manera también puede interesar a quienes ya tengan dentro de su casa a personas trabajando en diversas actividades domésticas. He aquí una serie de detalles importantes al respecto:

  • Ya que resulta imposible enseñar lo que se ignora, el requisito más importante que debe  tener quien contrata a un(a) empleado(a) para su casa, es saber con bastante precisión lo que espera de él o de ella y conocer los detalles del trabajo que uno mismo exige.
  • Demás está decir que a los empleados se les debe respeto y consideración.
  • En la entrevista inicial previa a la contratación, al empleado hay que explicarle todos los pormenores y las condiciones de las exigencias de quien efectúa el contrato.
  • No hay que abrigar la expectativa de poder contratar a un empleado con experiencia, destreza en sus labores y excelentes recomendaciones, a bajo sueldo. Si no se puede pagar a alguien que reúna estas características, entonces habrá que ejercer la labor de enseñarle, lo cual puede tener sus ventajas, pues aprenderá exactamente lo que (por ejemplo) la señora de casa desea.
  • Con tacto y delicadeza, el ama de casa o patrón debe pedirle a quien aspira al cargo doméstico (hombre o mujer) que muestre sus documentos, así como también hay que tomar nota de los números de identificación (cédula o carnet de identidad). Ahora bien, la mayor garantía es la recomendación del lugar donde trabajó anteriormente a través de una carta o de alguna agencia de colocación que sea seria y confiable o de alguien que de fe de la buena conducta y responsabilidad de la persona a emplear en casa.
  • Para no tener que recordarle al empleado las tareas de cada día, lo recomendable es elaborar dos (2) horarios: uno con toda la rutina diaria y otro donde se anoten las actividades específicas de los distintos días de la semana. Colocar esta información en un lugar accesible donde se pueda consultar a menudo e informarle estas rutinas desde la entrevista de contratación, o desde su primer día de empleo.
  • Quien contrata al empleado, debe darle instrucciones claras al mismo sobre cómo y dónde localizarle si ocurre una emergencia estando ausente del hogar.
  • Si el patrón o señora de la casa tiene niños pequeños, lo aconsejable es dejar al empleado el número telefónico del celular, o el del trabajo o el de algún familiar o vecino cercano con quien se haya convenido previamente.
  • No corregir a los empleados delante de las visitas.
  • Si dentro de los valores que la señora de casa o el patrón guardan y fomentan en el hogar está el respeto, no permitirán que nadie dentro de la vivienda sea despectivo respecto a la nacionalidad, raza o religión de los empleados. Tampoco utilizarán términos despreciativos para denominar su oficio. Una persona que aprecia el lenguaje y es considerada en su trato, jamás usará el término “cachifa” por ejemplo para referirse a las mujeres de servicio e inclusive en lo particular, la palabra “sirvienta”, utilizada en muchos países también suena despectiva pues evoca la época de la esclavitud, y las señoras o muchachas de servicio no son esclavas, sino seres humanos libres que se defienden en la vida realizando estas dignas labores para subsistir. Lo correcto y ético es decir empleado(a), niñera, chofer, jardinero o lo que corresponda de acuerdo al trabajo desempeñado.
  • Cuando un empleado es incompetente o quien lo contrató no está satisfecho con su trabajo, es preferible despedirlo, antes que someterlo a maltratos verbales.
  • Los dueños de casa deben guardar siempre una distancia prudencial dentro de un trato afable y no confiar sus intimidades a sus empleados. Si sufren alguna desavenencia, deben controlarse y no desahogar sobre ellos los malos ratos de un día. Tampoco deben mostrarse inestables y ser hostiles un día y al siguiente, cuando están de buen humor, entablar una conversación amistosa.
  • Un empleado no puede permanecer aislado del mundo exterior. Los días libres correspondientes deben ser respetados.
  • Un detalle muy importante es ser constante con las normas y las costumbres de la casa, porque el alterarlas muy frecuentemente causa confusión en los empleados.

En mi próxima publicación continuaré con la segunda parte de este interesante tema. Deseando una vez más, que esta información sea muy útil para ti, LINDÍSIMA amiga. Si ya estás suscrita como miembro del CLUB LINDÍSIMA, puedes visitar Mi Página…Hasta el próximo blog!!!

Visitas: 154

Comentario

Necesitas ser un miembro de Club Lindisima para agregar comentarios!

Participar en Club Lindisima

© 2019   Creado por admin.   Tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio