Club Lindisima

Es el lugar en el que el hombre y por supuesto la mujer se hacen y se sienten útiles. De no existir, la vida se convertiría en una futilidad. Allí establecemos diversos tipos de relaciones, según el papel que desempeñemos. Podemos ser jefes, socios o subalternos en una pequeña, mediana o enorme empresa. Sea cual sea esa función, la regla de oro es no inmiscuir lo personal con lo laboral. De allí se derivan otros aspectos importantes como son los siguientes:

  • Expresa equilibrio en tu estado anímico y trata a los demás con amabilidad y respeto.
  • No llegues vuelto un ogro o una fiera. Los frecuentes cambios de humor hacen que el respeto se diluya.
  • Hay quienes reservan la cordialidad de su trato solamente para el jefe, subestimando el hecho de que son parte de una estructura laboral.
  • Al recibir un ascenso, no te transformes en un ser arbitrario, caprichoso y autoritario. Vigila que no “se te suban los humos”. No sobrevalorices el poder, pues éste es siempre relativo. Es muy cierto el dicho aquel que reza: “Si quieres saber cómo es alguien realmente, dale poder y verás”.
  • Ejerce la discreción en todo momento. No trates de llamar la atención con tu traje, tus gestos, tu tono de voz. Si tienes que discutir algo, no lo hagas en medio de un pasillo, es preferible que te reúnas de manera privada en una oficina con los estrictamente involucrados.
  • No sobredimensiones los pequeños conflictos que ocurren a diario en tu lugar de trabajo. Existen personas que hacen “una tormenta en un vaso con agua” de cualquier pequeño problema laboral fácil de resolver, llegando al colmo de exagerarlo más de la cuenta hasta verlos del tamaño de una montaña.
  • No seas sumiso con tu(s) jefe(s) y altanero con tus subordinados. Esto es señal de hipocresía y falsedad, es decir, típico de una persona de doble cara.
  • Si obtienes un ascenso de cargo en tu trabajo, que sea de manera honesta, por tus propios méritos. Que el mismo no sea ganado por adulación al jefe o por haber perjudicado a otro compañero de trabajo para tratar de figurar por encima.
  • No participes en chismes. Si siendo jefe, tienes una crítica u observación que hacerle a un empleado por un error cometido en el desempeño de su labor, o por impuntualidad en su horario de entrada al trabajo u otra cosa, hazlo en privado. No lo hagas en presencia del resto del personal y menos hablando airadamente, ya que eso es sinónimo de humillación al trabajador delante de los demás. Demuestra en tu lugar de trabajo que tienes ética, clase y educación para tratar a los empleados, esas cualidades harán que te ganes el respeto y aprecio de todos.
  • Si eres jefe, no te prestes a oír a los chismosos, de no ser así, estarás fomentando la intriga en el ambiente laboral.
  • Los jefes deben reunirse con los empleados y hacerlos copartícipes de los proyectos a ejecutar para que sean creativos, de lo contrario, la empresa funciona como un cuartel.

Espero que esta información sea de mucha utilidad para ti LINDÍSIMA amiga. Si ya estás suscrita como miembro del CLUB LINDÍSIMA, puedes visitar Mi Página…Hasta el próximo blog!!!

Visitas: 188

Comentario

Necesitas ser un miembro de Club Lindisima para agregar comentarios!

Participar en Club Lindisima

© 2019   Creado por admin.   Tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio