Club Lindisima

EL CLUB DE LA BELLEZA:Boletin Medico: Cardiopatía Isquémica

En el 2003 se reportaron en México 50 mil casos de enfermedades isquémicas del corazón

La segunda causa de muerte en nuestro país y la primera en hombres de más de 60 años.
Hipertensión arterial, factor de riesgo más común para desarrollar afecciones cardiacas y sufrir accidentes cerebrovasculares.
Reforzó Salud la reducción de las enfermedades cerebrovasculares para 131 mil personas, mayores de 65 años y con problemas de hipertensión arterial.
Las muertes por enfermedad isquémica del corazón pasó de 30 mil en 1990 a casi 50 mil el año pasado, ubicando a las enfermedades cardiovasculares en un lugar preponderante en la patología mexicana, de acuerdo con el reporte Salud México 2003.

En nuestro país pasamos de las enfermedades transmisibles a las de tipo crónico-degenerativas; de ahí que, por ejemplo, la enfermedad isquémica del corazón sea la segunda causa de muerte en nuestra nación y la primera causa en hombres de más de 60 años, padecimientos que se asocian a diversas conductas de riesgo, como el tabaquismo, el sedentarismo y la proliferación de dietas inadecuadas.

La Organización Mundial de la Salud atribuye más de la mitad de las cardiopatías isquémicas a niveles altos de colesterol en sangre, los cuales están directamente asociados al consumo de alimentos ricos en grasas saturadas.

Aunque la tasa de mortalidad por estas enfermedades muestran una tendencia ligeramente descendente en los últimos seis años, el incremento en el número absoluto de muertes refleja el reto que el sistema de Salud enfrenta para responder a las crecientes necesidades de la población con respecto a la atención de diversas enfermedades crónico-degenerativas.

Otro padecimiento que afecta a los mexicanos es la hipertensión arterial, el factor de riesgo más común para desarrollar afecciones cardiacas y para sufrir un accidente cerebrovascular, ya que afecta la integridad y el funcionamiento de otros órganos como el riñón y la retina.

A este respecto, los esfuerzos de la Secretaría, a través del Programa de Prevención y Control de la Hipertensión, se impartieron cursos especializados para médicos generales; se reforzó la reducción de las enfermedades cerebrovasculares en el que participaron alrededor de 131 mil personas, mayores de 65 años y con problemas de hipertensión arterial, además de la campaña "Mídete la Cintura", cuyo objetivo es la prevención de factores de riesgo asociados a la hipertensión.

Cabe señalar que las enfermedades cerebrovasculares son un conjunto de padecimientos caracterizados por alteraciones vasculares por hemorragia u obstrucción de los vasos sanguíneos que afectan el funcionamiento cerebral.

El número de muertes asociadas a esta enfermedad aumentó de 19 mil 730 en 1990 a 26 mil el año pasado; más del 80% de estas muertes se produjeron en personas de 60 años, grupo en el que estas enfermedades constituyen la tercera causa de muerte. Sin embargo, a pesar de este importante aumento en el número absoluto de muertes, las tasas de mortalidad observadas se han mantenido relativamente estables debido al crecimiento similar de la población.

En 1980, el 25% de las muertes por dicha causa se asociada a hemorragias, 35% a isquémicas y poco más de 40% a eventos no especificados. En el último año, las enfermedades cerebrovasculares hemorrágicas se incrementaron 30% y las isquémicas descendieron a menos de 20%.

Debido a los altos costos para la atención de estos padecimientos, y a la fuerte asociación que existe entre las cardiopatías isquémicas y diversas conductas saludables, la promoción de la salud juega un papel fundamental que no puede ser subestimado, lo mismo pasa con el control de la hipertensión arterial.

Por ello la tarea de la Secretaría de Salud ha sido difundir acciones de educación y promoción que ayuden a la detección temprana, el tratamiento oportuno y el control de la presión arterial, además de los factores de riesgo como sedentarismo, tabaquismo, obesidad y elevado consumo de sal.

Asimismo, se recomienda reducir el colesterol a través de una dieta baja en grasas, aumentando los vegetales, frutas, cereales integrales, arroz y pastas, leche descremada, pollo y pescados sin piel y carnes rojas sin grasa, así como que las personas obesas bajen de peso y lleven a cabo un programa físico de ejercicio.

Si se es una persona con presión alta, debe seguir las indicaciones de su médico para controlarla, al igual que en caso de la diabetes mellitus, ya que este padecimiento aumenta de tres a siete veces el riesgo de sufrir un ataque al corazón. En el caso del tabaquismo, disminuir su consumo o evitarlo, ya que el riesgo de infarto al corazón de un fumador es más del doble que una persona no fumadora.

Cabe señalar que la inactividad física aumenta el riesgo de desarrollar obesidad, hipertensión arterial, diabetes, colesterol y triglicéridos en la sangre, factores que aumentan la posibilidad de sufrir un infarto.

Visitas: 18

Comentario

Necesitas ser un miembro de Club Lindisima para agregar comentarios!

Participar en Club Lindisima

© 2020   Creado por admin.   Tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio