Club Lindisima

Solo es para que opinen y nos brinden una anécdota en la que hayan metido la pata y como lograron resolverlo.

Todas las que leyeron mi historia, puedo decirles que en el proceso inicial no podia sostener ni una conversación donde no terminara en discusión. Me encontraba tan herida que no podia razonar. Toda equivocación trae consecuencias, pero no está en nuestras manos el ser el agente para ser parte de ellas, en el sentido de hacerle pagar a nuestro cónyugue o pareja con conductas vengativas. Dejemos que sea Dios o si quieren verlo desde el punto de vista de que la vida sola sabe pagar, conforme a lo que hoy sembramos.

Hoy por hoy mido cada palabra que hablo, me ocupo de no dar más detalles de los requeridos y he optado por la ley del silencio, creánme que da resultado. Dice la Biblia que aún el necio es considerado sabio cuando calla, así que seamos prudentes en saber cuándo, cómo y qué hablar.

Todo en esta vida tiene su tiempo, así que el momento de hablar llegará; pero me estoy ocupando en esperar el tiempo que Dios habrá de proveer, que definitivamente no es ahora.

Si todas nuestras palabras son amables, los ecos que escucharemos también lo serán.

¡La manera en que nos comportamos con los demás demuestra cuánto creemos en Dios!
Esto no tiene que ver solo con religión, sino con convivencia sana y prudente.

REFLEXIONEN:

* Una palabra irresponsable: puede encender discordias.
* Una palabra cruel: puede arruinar una vida.
* Una palabra de resentimiento: puede causar odio.
* Una palabra brutal: puede herir o matar.
* Una palabra amable: puede suavizar las cosas.
* Una palabra alegre: puede iluminar el día.
* Una palabra oportuna: puede aliviar la carga.
* Una palabra de amor: puede curar y dar felicidad.

¡Las palabras son cosas vivas! ¡Bendicen o maldicen, Alientan o abaten, Salvan o condenan!
Mateo 12:36-37

Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado y por tus palabras serás condenado.

Visitas: 173

Responde a esto

Respuestas a esta discusión

Que bonito mensaje, gracias por compartirlo con nosotras ...... :D
Muy cierto Nancy!! cuanta verdad hay en ello, si frenaramos nuestra lengua cuanto dolor nos evitariamos y le evitariamos a otros!!! lo cierto de esto es que las palabras después de dichas no se pueden retomar...ya estan dichas, con verdad o con dolor, mentira o forma hiriente, ya han sido expresadas, lamentablemente para nosotros, toda acción conlleva una consecuencia, o para bien o para mal, todo afecta en nuestra vida...te lo digo yo que lo he vivido!! cuantas veces he tratado de servir de intermediaria en contiendas de familiares y amistades y he terminado llevando la peor parte!! y todo por querer hacer un bien pero mediando con palabras...no edica construir sobre lo edificado porque añadimos ruina y desolación. Somos humanos y como tales actuamos, nos dejamos guiar por emociones momentarias que se arremolinan en nuestro ser interior y cuando salen hacia afuera van dirigidas con intenciones que muchas veces nos perjudican, nos rebotan en la cara. No debemos entrar en contiendas ni vanas palabrerias que nada edifican como dice la palabra de Dios!!Gracias por compartir y una lluvia de bendiciones amiga!!!♥



En las muchas palabras no falta pecado; Mas el que refrena sus labios es prudente. Prov.10:19

RSS

© 2019   Creado por admin.   Tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio